Respuestas

2015-12-15T09:10:11+01:00

Esta es una respuesta certificada

×
Las respuestas certificadas contienen información fiable, avalada por un equipo de expertos cuidadosamente seleccionados. En Brainly hay millones de respuestas de alta calidad, que han sido moderadas por los miembros más destacados de nuestra comunidad. Pero las respuestas certificadas son las mejores de las mejores.
La sociedad feudal fue la organización de la sociedad predominante en Europa durante la Edad Media.  Este sistema de poder está basado por la descentralización del poder. La sociedad se organizaba en estamentos, que se define como un estrato de la sociedad que tienen en común un estilo de vida o una función social. Los estamentos eran agrupaciones cerradas a las que se pertenecía por las circunstancias del nacimiento. A pesar de ello los estamentos no eran absolutamente cerrados. La división de la sociedad feudal se realiza en tres grupos. En primer lugar la nobleza o la alta burguesía que estaba formada por el rey, los señores feudales y sus vasallos. La pertenencia a este grupo era hereditario y este grupo representaba a una pequeña parte de la población. En segundo lugar se encontraba el clero, compuesto por el alto y bajo clero. Poseían el mismo poder político y económico que la nobleza. El clero estaba exento de pagar de impuestos además de recibir el diezmo, es decir cobraran impuestos al campesino. El diferente destino del clero dependía de su ascendencia social. En tercer lugar se encontraba los campesinos y los siervos. En este grupo se englobaba la mayoría de la población de aquella época. Los siervos eran los encargados de trabajar las tierras del feudo y no poseían ninguna propiedad y tampoco tenían ningún derecho. En algunas ocasiones se contempla a los caballeros como otro estamento, cuya misión principal era la defensa del señor y de sus bienes pero también la defensa del propio feudo. El caballero no tenía dueño en realidad y debía aportar una pequeña porción delo recaudado a las arcas del rey. Al no tener dueño, era frecuente observar a caballeros que luchaban en las filas de un rey un día, y en las de otro en el siguiente día.