Respuestas

2013-03-16T18:14:36+01:00

 

  La noche en que colocan a Osvaldo (tres añosrecién cumplidos) por primera vez frente a un televisor(se exhibe un drama británico de hondas resonancias),queda hipnotizado, la boca entreabierta, los ojosredondos de estupor.La madre lo ve tan entregado al sortilegio de lasimágenes que se va tranquilamente a la cocina. Allí,mientras friega ollas y sartenes, se olvida del niño. Horasmás tarde se acuerda, pero piensa: «Se habrá dormido».Se seca las manos y va a buscarlo al living. La pantalla está vacía, pero Osvaldo se mantiene en la misma postura y con igual mirada extática.«Vamos. A dormir», conmina la madre.«No», dice Osvaldo condeterminación.«Ah, no. ¿Se puede saber por qué?»   «Estoy esperando»«¿A quién?»«A ella». Y señaló el televisor.«Ah. ¿Quién es ella?»«Ella». Y Osvaldo vuelve a señalar la pantalla. Luego sonríe,candoroso, esperanzado, exultante.«Me dijo: querido»
2013-03-16T18:16:44+01:00

Vengo acá no por mi gusto: me ha hecho llamar un mensajero. Dicen que ciertos extranjeros nos traen una noticia no de desear, de que Orestes ha muerto. ¡Otra pesadumbre para esta casa ya herida y desgarrada por el infortunio tras la primera muerte! Pero, ¿será verdad? ¿No serán mujeriles fantasías, que nacen, vuelan y desaparecen? ¡Vanas ilusiones! (Al corifeo): ¿Tú qué me dices, para hacer luz en mi mente?