Respuestas

  • Usuario de Brainly
2013-03-16T03:27:13+01:00

LA PROPUESTA DE LA NEUTRALIDAD

 Cuando se inicia la ciencia social, o la sociología para ser más precisos, los primeros sociólogos luchaban porque esta nueva ciencia fuera aceptada en el mundo científico como válida, y trataban de que ésta cumpliera con los parámetros establecidos por las ciencias ya reconocidas en ese momento.

La propuesta Durkheiminiana de tratar a los hechos sociales como cosas, tiene de fondo una intensión de separación, de alejamiento, pues una de sus principales premisas es la exterioridad del hecho social con respecto a la persona.  Durkheim traslada al método la búsqueda de la cientificidad, y en su obra Las Reglas del Método Sociológico publicada en 1895 propone varias reglas a seguir para que el estudio de los hechos sociales adquiera la cientificidad.  Una de ellas, se refiere a la neutralidad del investigador,

“Nuestra regla no implica, pues, ninguna concepción metafísica, ninguna especulación sobre la esencia última de las cosas.  Lo que pide es que el sociólogo se ponga en el estado de espíritu en que están los físicos, los químicos y los fisiólogos cuando se aventuran en una región aún inexplorada de su dominio científico”. (Durkheim: 1989,39)

 

LA EXIGENCIA DE LA OBJETIVIDAD.

 

En función de lo anterior, se pasa la carga de la cientificidad de las ciencias sociales al método, y se inicia una nueva polémica ahora al interior de las mismas ciencias sociales, el debate sobre el método más adecuado para lograr la tan ansiada  cientificidad.  Pero el método no va solo,  lleva consigo el dilema de la objetividad. 

De acuerdo a los cánones, la cientificidad se logra cuando el procedimiento y el resultado del mismo son objetivos, imparciales, neutrales. El método aceptado en las ciencias sociales que puede dar este tipo de resultados es el método positivista, aquel que cuenta (hechos, cosas), mide, experimenta.  Así el primer desarrollo de la ciencia social busca llevar el método científico al estudio de la sociedad y mediante  técnicas de cuantificación (de diferente profundidad según el momento histórico y el desarrollo de la técnica), busca el resultado exacto.

Pero primero un giro, ¿Qué es la objetividad científica? Para Hanna (2004) la objetividad científica no es unívoca, sino que hay varios tipos de ella y elabora una clasificación de tipos de objetividad que separa en dos grupos, la  objetividad externa y la objetividad interna.

De entrada, la función principal de la ciencia es estudiar la realidad “real”, lo que existe más allá del sujeto y es la objetividad externa la que trabaja en esta área,  Hanna señala que “Hay al menos tres distintos portadores de la objetividad externa, i) entidades o procesos; ii) clases, constructos o magnitudes; iii) oraciones interpretadas o teorías” (Hanna: 2004, 

Acceder a la vida del otro, a sus emociones, a su experiencia, a sus prácticas cotidianas, a su vida, a su construcción simbólica de un tema o suceso, en fin a conocer como el otro construye los significados de algo, tiene sus propias técnicas de acercamiento y “formas de hacer”, pero eso no es tema de controversia sino de toma de decisiones.

 Entonces, si antes el debate se centraba en la validez o no  de la indagación de la subjetividad de los sujetos de estudio,  ahora que se acepta que existe la subjetividad del investigador al momento de elegir tema de estudio, la manera de hacer la construcción del objeto, la formulación de la pregunta  y la forma en que se acerca a la respuesta, el “problema” se podría tornar aun mas grave, pues ahora estamos ante una doble subjetividad. Sin embargo, afortunadamente el mismo avance en la revisión teórica y metodológica de la ciencia ha permitido que la polémica se haya ido diluyendo y que se esté fortaleciendo la línea de trabajo que sostiene que los resultados obtenidos en las ciencias sociales trabajando con esta doble subjetividad, también son portadores de cientificidad.

 

 Y ahora la implicación

Actualmente se está abriendo un nuevo debate sobre el manejo de la subjetividad cuando el investigador es parte del grupo que estudia, por ejemplo un director de una primaria haciendo estudios de directores de escuelas primarias, o un profesor del departamento de sociología estudiando a los profesores del departamento de sociología. Si bien es cierto que la cercanía y la convivencia cotidiana involucra afectivamente al sujeto y se juegan desde tendencias políticas institucionales hasta sentimientos personales, no por eso vamos a dejar de trabajar en la investigación social a ese nivel, y a ese respecto planteo aquí algunas preguntas: ¿pertenecer al mismo grupo que se estudia le quita la cientificidad al estudio?, ¿la distancia del objeto de estudio garantiza la objetividad?, o ¿Hasta dónde el sujeto puede estar implicado en su propio objeto de estudio?, ¿Hay grados de implicación aceptados?, en algunos casos no podemos dejarla de lado, tal es el caso de los estudios de género (mujeres estudiando mujeres) o los estudios institucionales (cuando se estudia la misma institución a la que se pertenece aún cuando sea una dependencia diferente), porque creo  que siempre tenemos algunos grados de implicación y llevándolo al extremo, ¿no pertenecemos a la misma cultura que estudiamos?, entonces “la cuestión no es encontrar la forma de reprimir la implicación afectiva, sino de su utilización instrumental” (Fernández 1998, 33), si no la podemos ignorar, entonces hay que encontrar la forma de trabajar con ella. Aquí, como  en la mayor parte de la investigación, juega un papel importante la vigilancia epistemológica Bourderiana.

Por otro lado, habría que distinguir el tipo de implicación en que se está inmerso al momento de trabajar la investigación, ¿es una implicación de tipo cultural?, o ¿es una transferencia de tipo emotivo?.