Respuestas

2013-03-11T16:37:15+01:00

La recesión en la que está atrapada la economía española, la segunda en menos de tres años, se agrava. Las políticas de austeridad del Gobierno y el desplome del consumo de los hogares hicieron que el producto interior bruto (PIB) cayera un 0,4% en el segundo trimestre, una décima más negativa que en el trimestre anterior, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del cuarto trimestre consecutivo en rojo y el Gobierno reconoció ayer que no espera que la caída se corrija hasta los primeros trimestres de 2013.

La economía española tiene por delante un año difícil. Los datos de contabilidad nacional publicados este martes, que explican las razones de la caída del PIB entre abril y junio avanzada hace unas semanas, muestran que la demanda interna resta cada vez más a la riqueza del país. El consumo de los hogares cae un 1% en tasa trimestral, que no solo supone uno de los mayores golpetazos de la crisis, sino que además se produce después de varios trimestres de estancamiento o fuertes caídas. La elevada tasa de paro (casi un 25%), las dificultades para conseguir créditos de una banca a la espera de un rescate de hasta 100.000 millones de euros y la desconfianza en el futuro de la economía han retraído el consumo de los españoles.

Otro de los elementos que está pasando una cara factura al crecimiento son los recortes llevados a cabo por el Gobierno para cumplir con las exigencias de déficit publico de Europa. El gasto de las Administraciones Públicas cayó un 0,7% y enlaza su quinto trimestre consecutivo negativo. Las inversiones descendieron otro 3%. “La demanda interna cada vez contribuye menos al crecimiento, tanto la privada como la pública, por la caída del consumo de los hogares y la consolidación fiscal a la que está siendo obligado el Gobierno”, explica Juan Rubio-Ramírez, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA). El experto advierte de que la segunda parte del año será “peor”, porque “las comunidades autónomas van muy retrasadas en el proceso de cumplimento del objetivo de déficit” para este año y tendrán que apretarse aún más el cinturón de aquí a diciembre.

Repunte de las exportaciones

En total, la demanda nacional restó al crecimiento 3,9 puntos en el segundo trimestre, siete décimas más negativa que en el trimestre anterior. En compensación, las exportaciones lograron salir del parón del primer trimestre, y han vuelto a convertirse en la única fuente de crecimiento en el PIB entre los meses de abril y junio, una subida del 1,6%, con lo que mantienen su aportación al PIB trimestral en la misma cuantía que el trimestre pasado (2,6 puntos). Así, en términos interanuales, el PIB se contrajo un 1,3%, frente al 1% de caída que anunció el INE en su avance para el segundo trimestre. Esta diferencia se debe a un efecto estadístico producido por la revisión a la baja de los datos de 2011 publicada el lunes.

El Gobierno afirmó ayer que todavía es “pronto” para saber si habrá que revisar el objetivo del PIB de todo el año (ahora pronostica una caída del 1,5%), porque su previsión es reciente. “Creemos que se ha producido una estabilización en la caída del PIB”, dijo el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, en una conferencia de prensa. “Estamos en el momento de mayor caída y habrá una corrección a partir de los primeros trimestres de 2013”, manifestó.

Con la vista puesta en el pasado, los datos tampoco dan mucho lugar al optimismo. La economía ya registró una pequeña contracción entre julio y octubre de 2011, según ha desvelado el INE tras revisar a la baja el crecimiento de 2010 y un 2011. “Fruto de esta actualización y en lo que se refiere a 2011, el primer trimestre que presentó un crecimiento intertrimestral negativo, aunque de escasa cuantía, fue el tercero, y no el cuarto, como se había estimado inicialmente”, según el INE.

“Los datos indican que la recesión arrancó en el tercer trimestre del año pasado”, reconoció el secretario de Estado de Economía. Así, según la revisión del INE, el PIB sufrió una ligera contracción ya en el tercer trimestre de 2011, cuando antes había calculado que se había mantenido congelado en el 0,0%. Además, en el último trimestre de 2011 el PIB cayó más de lo calculado inicialmente: un 0,5%, en lugar de un 0,3%.