Respuestas

2013-02-17T22:28:23+01:00

Don Juan Del Siglo XXI----------Don Juan del siglo XXI. Mujeres, amor y explotación sexuaL-
En este trabajo se muestra cómo los proxenetas rurales reclutan y explotan sexualmente mujeres. La violencia psicológica ligada a mecanismos de control afectivo es lo que distingue a estos proxenetas del siglo XXI. El amor es utilizado como un arma de convencimiento y explotación que le permite al varón prostituir mujeres y que éstas no lo denuncien; no denuncian al hombre que les brinda protección y cariño dentro del mundo de explotación que viven.
A partir de testimonios de proxenetas y algunas mujeres que fueron prostituidas se muestra cómo se viven los procesos ligados a la explotación sexual desde la voz de los mismos protagonistas. 1. Reclutar mercancías/mujeres.
El primer paso es reclutar mujeres; el proxeneta rural se mueve y comienza una amistad con alguna mujer.Lo primero… es conocer a una amistad; cualquier amiguita. De ahí… se le invita un refresco, la invitas a comer… Y ya ves que a veces hay chavas que a veces su soledad las mata. Porque haz de cuenta que la mayoría de las morras que te aceptan este tipo de invitaciones son personas que carecen un poquito de educación… (El compa)
Los proxenetas tienen un “instinto” que es su sentido práctico de la explotación que les permite identificar a su “presa”. No cualquier mujer es apta para ser reclutada. Ellos han desarrollado la capacidad de “ver” sí la mujer tiene determinadas características:
Sí, ya le encuentras un perfil… porque tú mismo ya las distingues, las estudias bien de pies a cabeza; es lo primero que hace uno. Porque si tú la ves bien vestida, digamos, cuando le hablas se dirige bien contigo; te saca buenas palabras, pues ya la vas pensando; “no, pues esta chava pues mínimo tiene secundaria. 
Los donjuanes suelen divertirse con el sufrimiento ajeno: tienen razón las mujeres que los tildan de desalmados. Al menos no consideran al amor de la manera profunda y comprometida con que lo hace el común de la gente. Para ellos no existe el amor perdurable que motiva al otro, que enaltece; el suyo es un amor fugaz, que destruye (6). Esto se explica porque, en su seducción indiscriminada, estos seres no ven a las personas como tales, sino como personajes de sus propias fantasías; son los objetos de un botín al que aspiran.Para el Don Juan no siempre es imprescindible la posesión sexual; si sólo le bastara lo carnal, aceptaría mantener relaciones con prostitutas, sin embargo éstas son mujeres a las que no les interesa seducir. Salvo estos casos, las demás le dan lo mismo: lindas o feas, jóvenes o viejas, exitosas o desdichadas, todas son iguales ante sus ojos. Lo más importante es el sometimiento de la voluntad. Por su narcisismo incorregible basta que una mujer le evidencie su entusiasmo, su admiración hacia él, que lo haga sentirse irresistible, para que goce con su aventura. Desde el lado femenino podría decir que, tengan o no una aventura con ellos, se sienten atraídas en un primer momento o, por lo menos, consideran interesantes a estos personajes. Es que el Don Juan vive seduciendo: si está reunido con amigos y llega una mujer, de inmediato cambia de actitud. Su instinto lo pone en alerta, le previene que ha llegado una presa.Hay quienes piensan que son unos triunfadores en el campo amoroso tanto como en otro orden de cosas, pero no confirmaría tal paralelismo. Si bien el Don Juan cree dominar a la perfección las artes amatorias, puede no tener la misma habilidad para estar al frente de un negocio, seguir una carrera universitaria o asumir el compromiso de la paternidad. Su elemento fundamental, su materia básica y leit motiv existencial es la seducción, donde los demás lo suponen un experto.