Respuestas

2013-02-13T21:27:12+01:00

La Primera Guerra Mundial, también llamada la Gran Guerra, fue un conflicto bélico mundial iniciado el 28 de julio de1914 y finalizado el 11 de noviembre de 1918. El cual involucró a todas las grandes potencias del mundo, que se alinearon en dos bandos enfrentados: por un lado, los Aliados de la Triple Entente, y, por otro, las Potencias Centrales de la Triple Alianza.

 

El evento detonante del conflicto fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa, Sofía Chotek, en Sarajevo el 28 de junio de 1914 a manos del joven estudiante nacionalista serbio Gavrilo Princip, miembro del grupo serbio "Joven Bosnia", ligado al grupo nacionalista Mano Negra, que apoyaba la unificación de Bosnia con Serbia. Francisco Fernando era el heredero de la corona austro-húngara después de la muerte de su primo, Rodolfo de Habsburgo (en 1889) y de su padre Carlos Luis de Austria (en 1896). Su asesinato precipitó la declaración de guerra de Austria contra Serbia que desencadenó la Primera Guerra Mundial.

 

2013-02-13T21:30:29+01:00
La Primera Guerra Mundial y la supresión del disenso 
Los años que rodearon a la participación de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial fueron una divisoria de aguas para el modo en el que el país trató a los extranjeros dentro de sus fronteras durante las épocas de conflagración. Los inmigrantes habían llegado a los Estados Unidos hacia finales del siglo 19 y principios del 20. Cuando los EE.UU. le declararon la guerra a Alemania el 6 de abril de 1917, casi un tercio de los estadounidenses pertenecía a una primera o a una segunda generación de inmigrantes. Aquellos que habían nacido en Alemania, e incluso los que nacieron en los EE.UU. pero que eran de descendencia germana, cayeron bajo la sospecha de ser desleales.
Más tarde, en parte como una reacción contra la revolución bolchevique y contra la creciente oleada de socialismo en Europa, un sentimiento anti-inmigrante más general atrapó a los Estados Unidos de América. Por ejemplo, mediante los Redadas de Palmer de la década de 1920, el Departamento de Justicia acorraló a miles de extranjeros que supuestamente eran comunistas, anarquistas, reformadores laboristas, o de alguna otra forma una amenaza para la sociedad. Muchos fueron deportados por la fuerza.
La Primera Guerra Mundial fue el primer conflicto internacional de magnitud de los Estados Unidos, pero existían precedentes legales del maltrato a los residentes extranjeros.
En 1798, afloró la amenaza de una guerra con Francia: los inmigrantes de Francia e Irlanda—una nación alineada con los franceses anti británicos—eran vistos con sospecha política. En consecuencia, el Congreso sancionó cuatro leyes a las que se conoce de manera colectiva como las Leyes Sobre los Extranjeros y la Sedición. La Ley de Naturalización exigía que los extranjeros fuesen residentes durante 14 años antes de poder acceder a la ciudadanía. La Ley de los Extranjeros autorizaba la deportación de los extranjeros “peligrosos.” La Ley de los Extranjeros Enemigos permitía el arresto, la encarcelación, y la deportación de cualquier extranjero que fuese súbdito de una potencia enemiga. 
La Ley de Sedición establece multas y penas de cárcel para cualquiera que 
escribiese, imprimiese, profiriese o publicase . . . un escrito o escritos falsos, escandalosos o maliciosos contra el gobierno de los Estados Unidos, o cualquiera de las Cámaras del Congreso . . . o el Presidente . . . con la intención de difamarlos . . . o de involucrarlos. . . en un desprecio o descrédito; o para excitar en su contra. . . el odio de las personas de bien de los Estados Unidos . . . 
Las leyes habían sido impulsadas por los federalistas—aquellos que estaban a favor de un gobierno federal fuerte y de una interpretación libre de la Constitución: los federalistas dominaban el Congreso. Uno de sus motivos era el de silenciar a la oposición de sus rivales políticos, los republicanos, a quienes los inmigrantes tendían a apoyar. Los prominentes republicanos Thomas Jefferson y James Madison consideraban que las facultades solicitadas por el Presidente John Adams bajo las Leyes se asemejaban a aquellas de un monarca. Denunciaron en particular a las Leyes de Sedición como “inconstitucionales,” como una violación de la Primera Enmienda. Tanto la legislatura de Kentucky como la de Virginia sancionaron resoluciones que rechazaban las Leyes y establecieron la doctrina de la anulación.
A pesar de que nadie fue procesado bajo las tres primeras medidas, una serie de influyentes republicanos—incluidos prominentes editores e impresores—fueron rápidamente acusados bajo la Ley de Sedición, obligándose a algunos periódicos a cerrar. Uno de los hombres procesados era el nieto de Benjamin Franklin y el director del Philadelphia Aurora. El cargo: difamar al Presidente Adams. Su arresto despertó un clamor público en contra de las Leyes, el cual ayudó a llevar a Jefferson a la presidencia en 1800. Una vez en el puesto, Jefferson indultó a aquellos condenados bajo la Ley de Sedición y el Congreso restituyó los importes pagados en concepto de multas, con intereses.
De esta forma, desde los primeros años de los Estados Unidos, los temas de los residentes extranjeros y de la libertad de expresión han estado vinculados durante las épocas de crisis. A pesar de que los primeros republicanos no fueron necesariamente más sanguíneos respecto de los extranjeros residentes que los federalistas, fueron intensamente suspicaces de la expansión de la autoridad del gobierno federal. Consideraban que la facultad de suprimir las libertades constitucionales sería empleada inevitablemente para reprimir a la oposición política.