Respuestas

2013-01-30T21:24:58+01:00
1 técnica sería la casa de animales y otra sería la agricultura por que ellos empezaban a usar esa técnica para sobrevivir al medio que se encontraban y su forma de vida era estar cazando para poder comer y vestir de sus pieles que les quitaban y hacían sus abrigos sus armas y llegaba a hacer tambores en la agricultura sembraban las semillas que habían en ese tiempo y de esos ganaban aprendían a hacer armas y tampas para animales pintaban con sangre en las paredes que era como una representación de lo que hacían y pues no tenían casas eran más cuevas y lugares así (:
¡La mejor respuesta!
2013-01-30T21:25:15+01:00

 

 

En el llamado período neolítico, o sea cuando el hombre primitivo había comenzado a pulir la piedra y se había ya producido un avance en su cultura rudimentaria, aparecieron las ciudades lacustres, de las que aun hoy es dado encontrar rastros. Los hombres primitivos las construyeron cerca de las márgenes de lagos y ríos, en medio del agua, asentados sobre el fondo merced a pilotes de troncos, y elevadas sobre el nivel del agua, en prevención de las crecientes, y unidas a la costa por un estrecho puentecillo.

 

Los primeros hombres no se diferenciaban mucho de los animales en lo referente al modo de obtener su alimento. En las primeras épocas, su sustento le ora suministrado por la misma Naturaleza, en los frutos de las plantas, en sus raíces, en los huevos de los nidos. El hombre se limitaba a recolectar lo que su ambiente le ofrecía. Pero su inteligencia habría de mostrarle otros caminos para asegurar su sustento permanente. Testimonios antiquísimos prueban que el hombre primitivo cazaba y pescaba. Algunos autores sostienen que el hombre de los primeros tiempos era antropófago, es decir, que comía también carne humana. Pero ésta es una cuestión muy controvertida.

 

Podemos decir que los primeros instrumentos de que se valió el hombre para sus actividades de caza y pesca, así como también las primeras armas que le sirvieron para atacar y defenderse, fueron provistas por la Naturaleza, e improvisadas: una piedra aguda, fácil de arrojar y herir al enemigo, un garrote que no era sino una rama desgajada de un árbol. Con el tiempo, el hombre comprendió que le era necesario tener esos elementos siempre a mano, y que podía perfeccionar su eficacia.

 

Lo mismo ocurrió con sus herramientas de trabajo. Así talló las agudas hachas de mano, de forma lanceolada; las afiladas puntas de las flechas. Hizo con palos y piedras, mazas y hachas de combate. Comenzó de ese modo a fabricar él mismo, consciente y deliberadamente, sus armas y utensilios.

 

Su vida debe de haber sido un constante esfuerzo por mantenerse vivo, ya que eran múltiples sus enemigos, y sus necesidades le imponían enfrentarlos muchas veces. El frío, el hambre, la sed, las bestias feroces, y los mismos hombres lo mantenían en un estado de alerta incesante.

 

Contra los rigores del tiempo, hubo de buscar algo que le permitiera poder enfrentarlos: las pieles de los animales que cazaba le proveyeron abrigo. Rudimentariamente curtidas, o sin curtir, se las enrollaba en torno al cuerpo, y las sujetaba con alfileres hechos de espinas vegetales o de pescado que, como no duraban mucho, fueron luego reemplazados por alfileres de hueso, obra de sus propias manos, más agudos y pulidos.

Poco a poco, a través de cientos de años, los hombres continuaron esa lenta evolución que los fue proveyendo de todos los elementos cuyo uso les era impuesto por la necesidad o por la comodidad. Así llegaron a contar con armas más efectivas para el combate y para la lucha por la vida: el arco y la flecha que les permitían alcanzar al enemigo a distancia; la honda, que hacía más violento y lejano el impacto de la piedra; el arpón, y el anzuelo, que hicieron más fácil la pesca; la piragua primitiva tallada en un tronco, que le permitió vadear los ríos y transportarse sobre las aguas, impulsado por los remos.

La necesidad de defensa y la ayuda mutua condujo a los hombres a vivir agrupados, bajo la dirección del cazador más valiente y arriesgado, o la de los ancianos del grupo. Esas asociaciones humanas eran nómadas o sedentarias. Las primeras se trasladaban de un sitio a otro, en procura de mejores lugares de caza y de pesca.

 

Las sedentarias, en cambio, permanecían mucho tiempo en un determinado lugar, que les ofrecía abundante caza y pesca, o que les era propicio para sus cultivos y ganados.

 

Desde el período paleolítico, es decir, antes de que el nombre aprendiera a pulir la piedra, se conoció el uso del fuego. Probablemente ese conocimiento nació de algún hecho fortuito, como la caída de un rayo, o el choque violento de dos rocas. El hombre aprendió a producir el fuego, frotando entre sí dos leños finos y acercando paja seca para que de las chispas naciera la llama. El fuego se convirtió en un elemento indispensable en la vida del hombre. Su importancia es excepcional, puesto que le sirvió como; defensa contra los animales merodeadores nocturnos, pudo cocinar en él sus alimentos, naciéndolos durar más tiempo, y le dio calor para defenderse del frío. Tanta fue su preciosa ayuda, que el hombre primitivo lo reverenció como a un dios poderoso y bienhechor.

El hombre primitivo, cazador y guerrero, agricultor o ganadero, encontró en la danza una expresión más de sus sentimientos y acciones. Antes de usar la palabra como medio de comunicación con sus semejantes, los gestos y la pantomima le permitieron reproducir las alternativas de una lucha o para expresar sus anhelos y temores. La danza se formó de la repetición de movimientos similares. Por medio de ella, imitaba a la Naturaleza, honraba a sus dioses o conmemoraba los grandes acontecimientos de su vida, los nacimientos, los casamientos, las muerte

Es muy posible que hayan creído en la existencia de otra vida al terminar la terrena, pues se han hallado tumbas de esas épocas en que los restos mortales se hallan acompañados por objetos de uso para el muerto.