Respuestas

2013-01-29T03:19:57+01:00

Antes de que se conocieran las enfermedades mentales como la esquizofrenia y alucinaciones, les dieron esos nombres

¡La mejor respuesta!
2013-01-29T05:28:23+01:00

Hay varios casos de supuesta posesión satánica. Se podría demostrar esto con lo sucedido en Aix-en-Provence, población cercana a Marsella a una monja de nombre Magdalena y a las supuestas brujas de un pueblo de Nueva Inglaterra llamado Salem.

 

Estas últimas como ya se había dicho anteriormente, vivieron en Salem, a fines del siglo XVII.

 

Eran un grupo de mujeres, muchachas y niñas que se reunían para escuchar las crueles historias de una esclava negra.

 

Abigail, que era la hija del reverendo Parris y su prima Elizabeth se impresionaban fácilmente. Ante esto, Parris creyó que era mejor enviar a la esclava lejos para poder evitar así la gran inquietud de las niñas, aunque de nada le sirvió porque se volvieron más violentas inclusive.

 

Todo comenzó con alucinaciones colectivas que, provocaron gran pánico en la población y fueron tornándose peligrosas progresivamente.

 

A una de ellas, al protestar, se le ocurrió botar al piso con furia una Biblia en un día de ayuno y a continuación comenzó a lanzar aullidos y a saltar por la casa. Este hecho sería repetido por otras mujeres que a más de todo esto hablaban toda clase de blasfemias.

 

Los padres de las chicas consultaron con un individuo que creyó que estaban poseídas por el demonio, aunque uno de los padres de las chicas dijo que era un ataque de mala educación que se podrían arreglar con algunos azotes, Pero no hubo quien le hiciere caso.

 

Por el contrario, la tesis de quienes decían que las chicas eran posesas era apoyada por todos, incluyendo clérigos y jueces, quienes se sentían muy orgullosos de tener sus propias posesas, ya que en Francia se estaban acabando.

 

Como todo había comenzado con mentiras, las muchachas no quisieron retroceder así que empezaron a acusar a gente poco respetada y a quienes no pudiesen defenderse dado que si acusaban a alguien respetado no serían tomadas en cuenta, por esto acusaron a una esclava, una mendiga una anciana, y una madre de un hijo bastardo.

 

Y es así como en poco tiempo fueron acusadas centenares de mujeres por tener tratos con el demonio. La mitad fue encarcelada e interrogada en un juicio donde las chicas convencieron al jurado y éste condenó a la mayoría de mujeres a la horca, mientras que los ataques de histeria se proliferaban rápidamente solamente en las mujeres. Aprovechándose de la crisis que sufría el pueblo, mucha gente se aprovechó de la situación denunciando a personas que no les simpatizaba o les debía algún dinero, aumentando la cifra de la gente condenada.

 

Un día, quisieron acusar a la esposa de un reverendo muy respetado entre la población por lo que nadie les creyó y se las dejó de lado sepultando y cerrando el caso.

 

Varios historiadores opinan que había brujos de verdad o por lo menos, personas amantes de la hechicería. Según Mary Matosian, profesora de la universidad de Maryland, las visiones, espasmos y sensaciones de ardor experimentadas por las presuntas posesas fueron provocados por un envenenamiento por ergotina, principio tóxico contenido en el cornezuelo, hongo presente en el centeno. En los países europeos, donde se consume mucho pan de centeno, era frecuente antaño esta clase de envenenamiento.

 

En el caso de Salem, puede decirse que el año que presidió al drama fue caluroso y húmedo, lo que favoreció la proliferación del hongo llamado cornezuelo. El siguiente año, que fue seco y frío, no prosperó ya esta amenaza. Todo regresó a la normalidad.

 

Sin embargo, cabe preguntarse por qué el mal no atacó a los hombres y sí a las mujeres.

 

Comentario :

 

Todos estos hechos resultan raros y totalmente difíciles de explicar porque hay cosas, como lo que se explica en el último párrafo de la página anterior que no tienen cabida en nuestros pensamientos dificultando la comprensión de estos sucesos que se dieron hace mucho tiempo y es extraño escucharlos en la actualidad, dada la persecución que se mantiene contra las personas que consideran correctas las cosas en las que nosotros no creemos como sucede en el caso de las brujas y los seguidores de Satán.