Respuestas

2013-01-21T01:45:17+01:00

La expansión de Roma sorprendía ya a los historiadores antiguos y para los modernos no están resueltas, ni mucho menos, todas las claves del proceso. 

Las raíces del imperialismo romano, si existió, están en la propia estructura de la sociedad romana y en la evolución posterior de ésta, en la que, a factores políticos, se fueron añadiendo otros de carácter económico, psicológico, diplomático, etc... que marcaron la política exterior de Roma y posibilitaron que se convirtiese en una potencia dominadora de medio mundo. 

Lo cierto es que en Roma, desde sus comienzos, se configuró una sociedad militarista. La asamblea creada por Servio Tulio, los comicios centuriados, era básicamente militar y en ella se vinculaba el poder y la riqueza al honor militar. La virtus romana era, en definitiva, el valor, la valentía. Desde los comienzos de la República las magistraturas más elevadas eran las militares. Por tanto, Roma practicó una política militar desde sus comienzos y uno de los objetivos militares básicos de entonces era la expansión. En muchas ocasiones podrían considerarse razones defensivas, en otros casos no. Se buscaban intereses económicos -nuevas tierras- o estratégicos: seguridad en sus fronteras, aumentar su autoridad política protegiendo a sus aliados frente a otros agresores, etc.

2013-01-21T06:29:28+01:00
Expansión del Imperio Romano

 

 



Según la leyenda, Roma fue fundada en el año 753 a.C. por Rómulo Y Remo, hijos del dios de la guerra, Marte. Se construyó en siete colinas al lado del rio Tíber, en las fronteras de Etruria. Fue gobernada por Reyes hasta el 509 a.C., cuando los nobles destituyeron al rey Tarquinio el Soberbio, Roma se convirtió en una República. Como Roma tenia una política ambiciosa y de expansión conquisto todos sus vecinos de la costa del Mediterráneo. Una vez que los romanos conquistaron a sus vecinos llamaron al Mediterráneo “Mare Nostrum”. Todo esto se lo debe a sus legiones, el ejército mas celebre de la historia antigua. Mas Tarde, en el 27 a.C. Roma se convirtió en un Imperio. 

 



La expansión de Roma por La Península Itálica



La delicada coyuntura interna alimentó las inclinaciones expansionistas de Roma. Tras dominar a sus ex aliados latinos, vencer a los samnitas y hacerse con el control de la Magna Grecia, la ciudad del Lacio Controló Italia.



La Conquista de Veyes



Hacia el 396 a.C. Roma dio un paso más en su política expansionista con la toma de Veyes. La odiada ciudad Etrusca, situada en una meseta sobre el Tíber, mantenía con Roma un viejo litigio por el control de las salinas y la Via Salaria, nudo comercial y de Comunicaciones de extrema importancia. Hegemonía sobre Italia Central. 

La Invasión de los Galos



La conquista de Veyes hizo de Roma la mayor ciudad del Lacio y la Convirtió en la gran potencia de la Italia central. Pero, justamente en el momento de su triunfo, Roma hubo de hacer frente a una catástrofe que hizo peligrar su supervivencia: La invasión de los galos. 
En el curso de su expansión, los celtas, a los que los romanos llamaban galos, alcanzaron Italia hacia el 400 a.C. y se apoderaron de la llanura del Po. Desde su solida retaguardia, entre Liguria y Venecia, los galos organizaron sus expediciones de saqueo contra la Italia meridional. Estas incursiones llevaron a los senones, guiados por el Caudillo Brenno a las puertas de Roma. La ciudad despachó un ejército para detener a los galos, pero fue aniquilado en el Arroyo de Alia. 
Los galos, mas interesados en el botín que en sojuzgar la urbe, acabaron retirándose, pero la humillación gravitó sobre Roma y sus habitantes. 

Guerras Samnitas



Las Guerras Samnitas fueron un serie de conflictos armados de la Antigüedad que enfrentaron principalmente al pueblo itálico de los samnitas, que dominaban los Apeninos al sur del Lacio, contra la incipiente República Romana por el control de la Italia central. En el intervalo entre el 343 y el 290 a.C hubo tres guerras entre ambos contendientes, que propiciaron el completo sometimiento de los samnitas al poderío romano.