Respuestas

2012-03-24T23:36:17+01:00
El músculo esquelético posee receptores sensibles a la distensión, que forman parte de un sistema de retroacción para mantener el tono muscular normal. Las fibras sensitivas que entregan información sobre la tensión en el músculo esquelético tienen 2 orígenes:

terminaciones nerviosas encapsuladas que responden a la distensión en el tendón del músculo. 
terminaciones nerviosas espirales (fibras aferentes sensitivas), sensibles a la distensión y tensión en fibras musculares especializadas contenidas en un órgano sensorial especial del músculo que se denomina huso muscular. 
El huso está formado por una cápsula fusiforme de tejido conjuntivo fibroso que rodea a un grupo de 8 a 15 fibras musculares delgadas .

Estas fibras se conocen como fibras intrafusales. Se distinguen 2 tipos de fibras intrafusales:

fibras de la bolsa nuclear fusiformes, con un agregado central de núcleos 
fibras de cadena nuclear de un ancho uniforme y núcleos dispuestos en cadena 
Las fibras intrafusales están inervadas por fibras nerviosas motoras especializadas (fibras eferentes) que ajustan la longitud de estas fibras en función del estado de distensión del músculo. El estado de distensión es detectado por las terminaciones nerviosas espirales, que forman una envoltura alrededor de las fibras intrafusales y dan origen a las fibras aferentes sensitivas especiales que viajan hacia la médula espinal.
Los músculos esqueléticos no sólo son capaces de generar fuerza y movimiento al contraerse, si no que también generan información sensorial relacionada con su grado de alargamiento (o acortamiento) y de la cantidad de fuerza que están produciendo. El nivel de elongación es constantemente medido por receptores (detectores) de alargamiento, las fibras intrafusales. 

Esas fibras son fibras musculares transformadas que en número de 2-16 se ubican dentro de una estructura el huso muscular, el cual se encuentra posicionado en paralelo entre las fibras musculares que hacen la contracción, las fibras extrafusales. El estado contracción de cada músculo es conocido, entonces, por el sistema nervioso central gracias a la información que se origina desde las fibras intrafusales.