Respuestas

2012-12-08T17:07:52+01:00

En un principio, es probable que Magia y Religión fueran lo mismo; sin embargo, con el tiempo la diferencia se va marcando poco a poco, y va haciéndose más patente. En el camino colateral pero divergente de ambos conceptos, la Religión va delimitándose lentamente, especializándose en lo que por otro lado constituye solamente uno de los aspectos de la Magia. Porque la Magia (como veremos enseguida), posee tres atributos: pregunta, exige y pide. La religión, por su parte, lo único que hace es pedir. Esto último puede hacerlo todo el mundo... y es por esto por lo que a todo el mundo se dirige a la Religión. El preguntar y el exigir, en cambio, sólo puede hacerlo una muy pequeña y selecta minoría, por lo que la Magia sólo va a los iniciados.

Es por ello, por su finalidad primordial de ofrecer un camino y una luz espiritual a todos los seres humanos, que la Religión abandona pronto estos dos últimos caminos de la Magia, abriendo un camino particular para ella. Ciertamente, como dos cosas que tuvieron un origen común, la Religión seguirá vistiendo en su liturgia algunos de los ropajes y ritos que son propios también de la Magia... pero sólo en su plano externo. Querer buscar cualquier otro paralelismo más profundo es un grave error.

2012-12-08T17:55:27+01:00

Magia y Religión.

 

Pero volvamos a nuestro tema. Para muchos autores, la magia no es más que simplemente un estadio primitivo de la religión. Cuando la inteligencia humana aún no había dado nacimiento a los dioses, creía en "fuerzas". Estas fuerzas, siendo naturales, se hallaban en condiciones de ser gobernadas y dominadas. El intento de gobernarlas y dominarlas dio origen a la Magia.

Más tarde, estas fuerzas se humanizaron (o divinizaron), y la Magia se transformo en Religión.

Esta teoría es ciertamente muy interesante... pero no es totalmente exacta. Hay, evidentemente, un paralelismo palpable entre Magia y Religión, hasta tal punto que algunas veces han llegado incluso a nacer juntas. Existen religiones mágicas, al igual que existe una magia religiosa.

Sin embargo, entre ambos conceptos hay una gran diferencia. En un principio, es probable que Magia y Religión fueran lo mismo; sin embargo, con el tiempo la diferencia se va marcando poco a poco, y va haciéndose más patente. En el camino colateral pero divergente de ambos conceptos, la Religión va delimitándose lentamente, especializándose en lo que por otro lado constituye solamente uno de los aspectos de la Magia. Porque la Magia (como veremos enseguida), posee tres atributos: pregunta, exige y pide. La religión, por su parte, lo único que hace es pedir. Esto último puede hacerlo todo el mundo... y es por esto por lo que a todo el mundo se dirige a la Religión. El preguntar y el exigir, en cambio, sólo puede hacerlo una muy pequeña y selecta minoría, por lo que la Magia sólo va a los iniciados.

Es por ello, por su finalidad primordial de ofrecer un camino y una luz espiritual a todos los seres humanos, que la Religión abandona pronto estos dos últimos caminos de la Magia, abriendo un camino particular para ella. Ciertamente, como dos cosas que tuvieron un origen común, la Religión seguirá vistiendo en su liturgia algunos de los ropajes y ritos que son propios también de la Magia... pero sólo en su plano externo. Querer buscar cualquier otro paralelismo más profundo es un grave erro