Respuestas

2012-12-04T02:50:40+01:00

busca aqui te servira de algo:

http://www.ecuadorinmediato.com/index.php?module=Noticias&func=news_user_view&id=155492&umt=10_agosto_1809_primer_grito_independencia

2012-12-04T05:04:38+01:00

El 10 de agosto de 1.809 irremediablemente es un hecho histórico de gran trascendencia más allá de la fragilidad y la inoperancia reinante en aquel momento entre sus miembros, incluso va más allá de las perspectivas “románticas” que algunos autores le imprimieron al movimiento intentando dar un icono capaz de fomentar la unión de este país tan pequeño pero tan dividido, lo cierto es que la intención de los próceres criollos de aquel entonces pretendía la instauración de un proyecto político-económico tendiente a restablecer la importancia de la Real Audiencia de Quito y en el que el ejercicio del poder dentro de un territorio determinado fuese pleno sin la intervención de otros estamentos administrativos que de una forma u otra intervenían en sus competencias.

A modo de corolario de esta parte del texto la pretensión de aquellos patriotas fue la de tomar el poder en un momento de confusión en la metrópoli española, para de esta manera resolver sus necesidades y dejar en claro las verdaderas jurisdicciones sobre los territorios que pertenecían a la Real Audiencia que por intereses de otras administraciones como los Virreynatos de Lima y Perú no se hallaban bajo su dirección.

El problema fue, tal y como lo señala el Dr. Enrique Ayala Mora en su obra “Nueva Historia del Ecuador”: “lo que no alcanzaron a ver claramente los próceres quiteños es que las demás provincias de la Presidencia se opondrían a sus intentos, que por los mismo no tenían posibilidades de éxito, y que pese a todas su proclamas conservadoras, por otra parte tan sinceras, su actitud era “revolucionaria” y no podía ser aceptada por ningún virrey o representante local del poder español. Lo que querían los quiteños de 1.809, visto desde una perspectiva imperial, era tomar el poder en sus manos, ejercerlo irrestrictamente en un territorio muy amplio y utilizarlo para efectuar transformaciones de importancia en el orden económico y político. Eso, si es que en sí mismo no era ya la independencia de todo poder imperial, llevaba irremisiblemente hacia ella y debía ser arrancado de cuajo. En otras palabras, los insurgentes del 10 de Agosto, aunque no lo hayan pretendido directamente, habían encendido una llama que no se apagaría sino con la independencia de su patria y de toda Hispanoamérica”.