Respuestas

2012-11-26T21:27:46+01:00

Unitario es el nombre con que se conoció al partido de tendencia liberal, que sostenía la necesidad de un gobierno centralizado en las Provincias Unidas del Río de la Plata, llamadas Provincias Unidas en Sud América en la Declaración de la Independencia y después llamada República Argentina, en el siglo XIX.

Historia 
]Los unitarios estuvieron en el poder central desde la Revolución de Mayo, lucharon contra las tendencias federalizantes de la Liga de los Pueblos Libres comandada por José Gervasio Artigas y sus aliados, hasta la derrota de éste con la invasión luso-brasilera de la Provincia Oriental. Con la caída del gobierno en 1820, quedaron en dominio de la Provincia de Buenos Aires y de algunas otras del interior, y el primer presidente de la República Argentina, Bernardino Rivadavia fue su máximo exponente. Tras el fracaso de la constitución de 1826 después de la Guerra del Brasil, los unitarios bajo la dirección del general Juan Lavalle se enfrentaron a caudillos provinciales federales y dominaron parte del territorio interior, así como José María Paz lo hacía en el Estado Oriental defendiendo a Montevideo del Partido Nacional uruguayo, aliado del Partido Federal. El gobernador federal de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, asumió la "suma del poder público" en 1835. Desde entonces, intentaron infructuosamente retomar el poder, desde el exilio en Montevideo y el sur de Bolivia, en las guerras civiles que intermitentemente marcaron la primera mitad del siglo XIX en la Argentina. Finalmente aliados con el Brasil, los colorados de Uruguay y el caudillo federal de la Provincia de Entre Ríos, Justo José de Urquiza vencieron a Juan Manuel de Rosas en la batalla de Caseros, unos pocos kilómetros al oeste de Buenos Aires el 3 de febrero de 1852. En esa batalla, Rosas abandonó el combate y después de buscar refugio en casa del cónsul británico, partió hacia su exilio en Inglaterra.

Ideología
]El unitarismo derivaba del centralismo de tiempos de la independencia y del modelo de estado centralizado que ofrecía la Francia napoleónica, y consideraba que la Nación preexistía a las provincias, y que éstas eran simples divisiones internas con escasa autonomía.

Los unitarios fueron un grupo integrado en su mayoría por la elite porteña: miembros de la clase alta, intelectuales, militares, etc. Estos defendían principalmente los intereses de Buenos Aires y el centralismo porteño. Buscaban que Buenos Aires fuera la cabeza y capital del país y que fuera ésta la que tomara las decisiones sin consultar a las provincias. En el Estado Oriental simétricamente acontecía lo mismo con el Partido Colorado, buscando la preeminencia de Montevideo contra el interior del país, apoyado por el Partido Nacional, también llamado Partido Blanco.

En el aspecto económico defendían el liberalismo, el libre comercio, querían que Buenos Aires fuera puerto y aduana único, permitir la libre navegación de los ríos a buques europeos y modernizar el sistema financiero mediante la creación de un banco emisor de papel moneda y la contratación de empréstitos para la ejecución de obras

FEDERALES
En Argentina el original Partido Federal fue un grupo que luchaba para establecer el sistema federal en la República. El federalismo proviene desde tiempos de la revolución de Mayo, y tiene a su líder máximo en la figura de José Gervasio Artigas, fundador de la Liga de los Pueblos Libres, posteriormente Liga Federal. Hasta la segunda mitad del Siglo XIX continuó en lucha con el Partido Unitario para decidir sobre la organización política del país.

Ideología 
El federalismo era concebido como una forma de organización basada en la asociación voluntaria de las partes (las provincias) que delegaban algunas de sus atribuciones para constituir el poder central, pero conservaban su autonomía.

Si bien el grupo federal estaba integrado por diversos sectores, la mayoría lo constituían caudillos y gente de las provincias que se oponían al dominio absolutista porteño y algunos a que Buenos Aires fuese capital del país. Los federales defendían las autonomías provinciales: cada provincia debía tener su propio gobierno, constitución, leyes y economía; sin embargo, reconocían la existencia de un gobierno nacional con poder limitado y encargado sólo de algunas cuestiones (por Ej. las relaciones exteriores del país)

En el aspecto económico existía una clara división entre el litoral argentino y el interior. El litoral buscaba el libre comercio y la libre navegación de los ríos interiores, oponiéndose al dominio de los mismos por el gobierno de Buenos Aires, mientras que el interior proponía el proteccionismo económico.

El caso de la provincia de Corrientes resulta atípico, ya que proponía la libre navegación, combinada con proteccionismo. Y sus gobiernos ideológicamente federales se aliaron repetidamente contra el de Buenos Aires con los jefes militares unitarios.