Respuestas

2012-11-26T15:24:20+01:00

PRIMER DIA

En esta abadía el abad Abbone le explica a Guillermo el hallazgo de un monje llamado Adelmo en un barranco; muerto, golpeado por las rocas mientras caía, arrojado desde una de las ventanas del edificio de la abadía. Le autoriza a Guillermo a que investigue el caso. Le autoriza a hacer todo lo necesario para esclarecer el caso, menos que entre en la biblioteca, la mejor biblioteca de todas las abadías , cuya entrada estaba totalmente prohibida a todo el mundo a excepción del bibliotecario, Malaquías.

En la abadía habita un antiguo conocido de Guillermo, llamado Ubertino da Casale, estos hablan de los tiempos que pasaron juntos. Estando Guillermo y Adso en la capilla de la abadía junto con Ubertino aparece un monje de cara perversa, llamado Salvatore el cual vive en esta abadía porque en su día le salvo Ubertino.

Ese mismo día también habló Guillermo con el monje herbolario, severino. Guillermo le preguntó si tenía trato con Adelmo, el fallecido, éste le dijo que no, que Adelmo convivía con otros monjes, con los que frecuentaban el scriptorium.

Visitaron el scriptorium donde conocieron a Malaquías. En ese momento hubo una conversación entre unos monjes en la cual hablaban de Adelmo, Guillermo vio que Berengario, el ayudante del bibliotecario y Venancio mantenían una buena relación con Adelmo. Aquí también conocieron a Jorge, un monje muy antiguo y ciego.

Luego conocieron a Nicola, el monje vidriero. Nicola le dijo a Guillermo que en la abadía ocurrían cosas muy extrañas, sobre todo en la biblioteca. Que veía luces por la noche , que era muy extraño, que no sabía si serían fuegos fatuos, o el resplandor de los bibliotecarios muertos.

Muchos de los monjes de la abadía atribuían los hechos ocurridos a maquinaciones del maligno, es decir, del diablo. Pero Guillermo no creía que esto fuese así, ni tampoco que el joven Adelmo fue asesinado, sino que más bien se trataba de un suicidio.

SEGUNDO DIA

Mientras todos estaban rezando entraron alarmados tres servidores que se dirigieron al abad diciendo que había un hombre muerto. Se acercaron a los chiqueros de los cerdos y en una tinaja llena de sangre de cerdo estaba metido un hombre sin vida que resultó ser Venancio, el especialista de griego en la biblioteca, al cual conoció Guillermo el día antes.

Lo llevaron al laboratorio del herbolario y examinaron su cuerpo.. Pensaban que había sido envenenado. Guillermo preguntó a Severino, el herbolario, si tenía pócimas para envenenar, a lo cual contestó Severino que sí, que en el laboratorio había de todo, pero que no había echado nada de menos.

Guillermo interroga a dos monjes, Benció y Berengario, sobre la muerte de Adelmo. Benció le comentó que hubo una discusión entre Venancio, Adelmo, Berengario y Jorge sobre un libro escrito por Aristóteles el cual Jorge decía que no existía y que después Venancio y Adelmo y fueron a preguntarle algo a Berengario. Berengario le cuenta que vio a Adelmo antes de morir, paseando como un fantasma por el cementerio. Guillermo piensa que Adelmo se suicidó porque estaba atormentado por algo malo que había hecho y se lo reprocho a Berengario al cual vio en el cementerio antes de su muerte, el cual estaba tan asustado que pensó que podría haber sido una visión.

Otro monje, Aymaro , se queja también de que en la abadía ocurren muchas cosas extrañas sobre todo en la biblioteca.

Luego subieron al scriptorium donde Guillermo sostuvo un largo diálogo con Jorge sobre la risa, en la que Jorge expresa que Cristo no reía y que la risa es mala también hablan del libro de Aristóteles donde este habla de la risa pero Jorge comenta que ese libro no existe. Después Guillermo se acerca a la antesala de la biblioteca y se acerca a la mesa del difunto Venancio para ver si encuentra alguna pista sobre su muerte, pero Bencio le dice que deje la investigación y que le siga, que tiene algo muy importante que decirle. Después de hablar con él, Guillermo y Adso, dudan si en realidad Bencio quería decirles algo o lo que quería era alejarles de la mesa de Venancio.

 

Bencio cuenta a Guillermo como una noche vio a Adelmo salir corriendo de la celda de Berengario y como este le perseguía. Después salió hacia el cementerio y otro monje, Venancio, también había observado estas acciones. A la mañana siguiente apareció el cadáver de Adelmo. Se deduce que Berengario se sentía atraído por Adelmo y tuvieron algún contacto sexual aquella noche. Guillermo y Adso decidieron que había que entrar como fuera en la biblioteca si es que les era posible.

Más tarde Guillermo y Adso hablan con el monje más anciano de toda la abadía y consiguen sonsacarle como se puede llegar a la biblioteca una vez que las puertas están cerradas.

Llegada la noche entran en el scriptorium a través de un altar de la iglesia y van hacia la mesa de Venancio en la que encuentran un pergamino con frases en griego y al acercarlo a la llama ven que aparecen unos símbolos, se dan cuenta de que alguien los está expiando, este se da cuenta de que lo han visto y escapa. Guillermo y Adso le persiguen pero no lo pueden atrapar. Cuando Guillermo llega de nuevo a la mesa de Venancio se da cuenta de que le han robado sus lentes, también echan de menos un libro que había encima de una mesa.