Respuestas

2012-03-18T22:18:16+01:00

La vicuña pertenece a la familia de los camélidos y forman parte del orden Artiodáctilos, que son

mamíferos que pisan solo con el tercer y cuarto dedo, y tienen los otros atrofiados.

La vicuña corresponde a una de las cuatro clases de camélidos sudamericanos que actualmente

existen en Chile (llama, alpaca, guanaco, vicuña).

La vicuña tiene una serie de características anatómicas y fisiológicas que le permiten vivir en las punas

mejor que cualquier otro animal, como por ejemplo, el vellón extraordinariamente fino y espeso, una

baja necesidad de energía, lo que no es frecuente, el peso sorprendentemente alto de los animales

recién nacidos y las características especiales de su pezuña, que termina en un cojinete ancho y

elástico. Es el camélido sudamericano mejor adaptado a las grandes alturas, debido a sus

características sanguíneas y su sistema cardiovascular.

La organización social de la vicuña se caracteriza por la existencia de grupos, ya sean familiares

polígamos, de tropillas de machos o de machos solitarios.

Los grupos familiares están compuestos por un macho adulto dominante y tres a seis crías del año. El

macho establece y mantiene un territorio permanente a lo largo de su vida reproductiva, (18,4

hectáreas) cuyos límites están demarcados por estercoleros (montículos de estiércol y reforzados

mediante una defecación ritual), que sirven para la orientación de los miembros del grupo familiar y

definen los puntos desde los cuales el macho dominante amenaza a vicuñas extrañas. En este territorio

normalmente hay un dormidero en el sector más alto, un territorio de alimentación ubicado en una

elevación más baja, y una fuente de agua.

2012-03-18T23:33:28+01:00

Las vicuñas son territoriales y su organización social se basa en grupos familiares y grupos de animales solteros cuya distribución es muy variable siendo comunes las fusiones y fisiones de los mismos. El número medio de animales por grupo familiar es de un macho, tres a cuatro hembras y dos crías. La cantidad de vicuñas en las familias es muy similar en distintas poblaciones, inclusive en distintos países. Los machos defienden su territorio con peleas.

Al igual que los guanacos, la organización social de las vicuñas está basada en grupos familiares y tropas de solteros, pero a diferencia de aquellos, las vicuñas son más sedentarias, su organización es más rígida y se mantiene todo el año.

Los grupos familiares están formados por un macho, tres o cuatro hembras y, más o menos dos crías. Estas familias ocupan territorios bastante fijos donde tienen revolcaderos en los que empolvan su particular fibra generando así un colchón de aire que la vuelve más aislante y evitando el afieltramiento (apelmazamiento) de la fibra.

En los límites de los territorios que ocupa cada familia hay varios bosteaderos (acumulación de heces de vicuña), que sumados a la presencia de un macho territorial son una señal que aleja a los intrusos. Estas señales tienen distinto significado si se dan juntas (macho + bosteadero) que si aparecen separadas, veamos:

Si un macho soltero ve un bosteadero solo, se acerca lo huele: no hay machos por ahí. Si hay un macho pero no hay un bosteadero en la zona, , significa que éste no es su territorio. Pero, si hay un macho y un bosteadero juntos, los otros machos huyen.

La defensa de las hembras y del territorio por parte de los machos se da tanto individualmente manteniéndose alertas y patrullando su territorio, o a través de comportamientos agresivos directos con peleas. Los bosteaderos son también una señal para la reproducción.

A través de ellos los machos reconocen si en su territorio hay hembras en celo (receptivas para copular), ya que el orín de estas hembras tiene un olor muy particular. En estos casos, luego de oler el bosteadero, los machos desarrollan un comportamiento que, a ojos humanos, resulta muy gracioso: dirigen la cabeza hacia arriba, y abren y cierran la boca varias veces. Esta conducta se denomina en inglés Reflejo de Flehmen, por el cual envían las feromonas al órgano de Jacobson.

Las hembras de vicuña que viven en los territorios familiares se la pasan comiendo la mayor parte del tiempo. Las madres quedan preñadas nuevamente la semana del parto, entonces mantienen dos crías simultáneamente ya que por un lado tienen una cría gestándose en sus panzas durante 11 meses y por el otro, la ya nacida, continúa amamantándose durante casi 8 meses.

Estas hembras están todo el tiempo transformando la energía del pasto en leche para las crías ya nacidas en alimento y nutrientes, para las que están en gestación y para su propio mantenimiento y actividad.