Respuestas

2012-11-21T18:13:26+01:00

Uso de los dos puntos

 

Los dos puntos(:) detienen el discurso para llamar la atención sobre lo que sigue.

 

Se usan los dos puntos en los casos siguientes:

 

Orientación de uso

Ejemplos

 

Después de enunciar una enumeración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Van  a subastar tres manuscritos: uno de Borges, otro de Alfonso Reyes y un tercero de Antonio Machado.

 

Tres son las provincias aragonesas: Huesca, Zaragoza y Teruel.

 

También para cerrar una enumeración, antes del anafórico (repetición de palabras) que los sustituye, se utilizan los dos puntos.

 

 

Natural, sana y equilibrada: así debe ser una buena alimentación.

 

Terremotos, inundaciones y erupciones volcánicas: esas son las principales catástrofes naturales.

 

 

Los dos puntos preceden a las citas textuales. En este caso, después de los dos puntos se suele escribir la primera palabra con inicial mayúscula.

 

Las palabras del médico fueron: “Reposo y una alimentación equilibrada”.

 

Ya lo dijo Descartes: “Pienso, luego existo”.

 

 

Se emplea este signo de puntuación tras las fórmulas de saludo en las cartas y documentos. También en este caso la palabra que sigue a los dos puntos se escribe con mayúscula y, generalmente, en un renglón aparte.

 

Querido amigo:

  Te escribo esta carta para comunicarte….

 

Muy señor mío:

  Le agradeceré se sirva tomar a su cargo…

 

 

Se emplean los dos puntos para conectar oraciones o proposiciones relacionadas entre sí sin necesidad de utilizar otro nexo.

Son varias las relaciones que se pueden expresar:

 

 

 

 

 

 

 

a)     Relación causa-efecto.

 

 

Se ha quedado sin trabajo: no podrá ir de vacaciones este verano.

 

 

 

b)     Conclusión o resumen de la proposición anterior.

 

 

Varios vecinos  monopolizaron la reunión con problemas particulares: no llegaron a ponerse de acuerdo.

 

 

c)     Verificación o explicación de la proposición anterior, que suele tener un sentido más general.

 

La paella es un plato de la cocina española muy completo desde el punto de vista nutritivo: cuenta con la fécula del arroz, las proteínas de sus carnes y pescados y la fibra de sus verduras.

 

Se utilizan los dos puntos para separar la ejemplificación del resto de la oración.

 

De vez en cuando tiene algunos comportamientos inexplicables: hoy ha venido a la oficina con las zapatillas de andar en casa.

 

Puedes escribir un texto sobre algún animal curioso: el ornitorrinco, por ejemplo.

 

 

En los textos jurídicos y administrativos

-decretos, sentencias, bandos, edictos, certificados o instancias-, se colocan los dos puntos después del verbo, escrito con todas sus letras mayúsculas.

 

(Hay que recordar que en estos textos, el verbo o verbos que presentan el objetivo fundamental del documento se escriben con mayúscula; así como, que la primera palabra del texto que sigue a este verbo se escribe siempre con inicial mayúscula y el texto forma un párrafo diferente).

 

 

CERTIFICA:

Que D. José Álvarez García ha seguido el Curso de Técnicas Audiovisuales celebrado en la Escuela de Cine durante los meses de abril y mayo del presente año.

 

 

Uso de los puntos suspensivos

 

 

Los puntos suspensivos () suponen una interrupción de la oración o un final impreso.

 

 

Orientación de uso

Ejemplos

 

Después de los puntos suspensivos, cuando cierra un enunciado, se escribe mayúscula.

 

 

 

 

 

 

 

El caso es que sí lloviese… Mejor no pensar cosa tan improbable.

 

Estamos ante un bosque mediterráneo de encinas, alcornoques, pinos… Bajo estos árboles es fácil encontrar níscalos en otoños lluviosos.

 

 

Cuando los puntos suspensivos no encierran un enunciado y este continúa tras ellos, se escribe minúscula.

 

 

Estoy pensando que… aceptaré; en esta ocasión debo arriesgarme.

 

 

Se usan los puntos suspensivos al final de enumeraciones abiertas o incompletas, con el mismo valor que la palabra etcétera.

 

 

Su tienda es como la de los pueblos, donde venden de todo: comestibles, cacharros, ropas, juguetes….

 

Puedes hacer lo que te apetezca más: leer, ver la televisión, escuchar música…

 

 

Cuando se quiere expresar que antes de lo que va a seguir ha habido un momento de duda, temor o vacilación.

 

 

 

Iré; no iré… Debo decidirme pronto.

 

Espero una llamada del hospital… Seguro que son buenas noticias.

 

No sé… Creo que… bueno, sí, me parece que voy a ir.

 

En ocasiones, la interrupción del enunciado sirve para sorprender al lector con lo inesperado de la salida.

 

 

Se convocó a una junta, se distribuyeron centenares de papeles anunciándola y, al final, nos reunimos… cuatro personas.

 

 

 

Para dejar un enunciado incompleto y en suspenso.

 

 

Fue todo muy violento, estuvo muy desagradable… No quiero seguir hablando de ello.

 

 

Cuando se reproduce una cita textual, sentencia o refrán, omitiendo una parte.

 

 

En ese momento de indecisión, pensé: Más vale pájaro en mano…” y acepté el dinero.

 

El escolar recitaba muy solemne: “Con diez cañones por banda…”

 

 

Se escriben tres puntos dentro de paréntesis (…) o corchetes […] cuando al transcribir literalmente un texto se omite una parte de él.

 

 

Yo fui loco y ya soy cuerdo; fui don Quijote de la Mancha y soy agora […] Alonso Quijano el Bueno.

 

servido suerte