Respuestas

2012-11-17T22:04:58+01:00

Datos generales:

El término Renacimiento se refiere al periodo de la historia Europea, entre las primeras décadas del s. XV hasta el inicio de la edad moderna en el s. XVI, afectado por grandes transformaciones artísticas, ideológicas, económicas y políticas que tomaban influencias grecorromanas. El Renacimiento fue un fenómeno sobre todo urbano que tomó lugar en las ciudades del centro-norte de Italia como Florencia, Ferrara, Milán, y Venecia que contaban con gran poder económico y la ventaja de que algunas, como Florencia, no habían tomado papel en las guerras entre España e Italia. La palabra renacimiento la usó por primera vez el historiador Francés juies michelet en 1855 para referirse al “descubrimiento del mundo y del hombre en el s. XVI”1 y al amor hacia la belleza, los valores humanos y el campo de las artes.


Catedral de Florencia

1Frase de juies michelet sacada de la Enciclopedia Encarta 99

El Humanismo:

Gracias a la invención de la Imprenta en el s. XV las copias de las obras de autores clásicos como Virgilio, Ovidio, Cicerón y Séneca que se conservaban en los monasterios medievales, se pudieron publicar en mayor número y las gentes tuvieron mayor acceso a ellos, el platonismo y el aristotelismo se hicieron imprescindibles para el pensamiento filosófico de la época. El término Humanismo, según Paul Oscar Kristeller, significa la “tendencia general del renacimiento a conceder la mayor importancia a los estudios clásicos y a considerar la antigüedad clásica como la pauta a seguir en toda la actividad cultural”1.La creación de ciudades-estado en Italia contribuyó a la creación de una moderna diplomacia gracias a al descubrimiento de la Pólvora (Y la consiguiente mejora de las tácticas militares) y la invención de la embajada, que creaban las ciudades-estado en otros países. Estudiosos importantes ayudaban a extender el humanismo por Francia e Inglaterra como Erasmo de Rótterdam, aunque en Inglaterra fue más divulgado por las Universidades de Oxford y Cambridge.

 

 

1Frase de Paul Oscar Kristeller sacada de la Enciclopedia Encarta 99

Reforma y Contrarreforma:

Durante gran parte del s. XIV y comienzos del XV la creciente corrupción de la iglesia (venta y acumulación de cargos, enriquecimientos de la corte papal y el alto clero) dio lugar a la aparición de unas nuevas concepciones, vinculadas con el humanismo, que abogaban por el acercamiento directo a dios y postulaban la necesidad de una reforma en la organización religiosa. El movimiento encabezado por Johann Huss y, posteriormente, el erasmismo, extendieron estas ideas entre los ambientes intelectuales de la época. El creador de la nueva doctrina fue Martín Lutero (1483-1546) monje alemán preocupado por la corrupción de la iglesia y negó la validez de la mediación eclesiástica entre dios y los hombres y la posibilidad de alcanzar méritos mediante la realización de obras externas. Lutero fue excomulgado en 1520 por león X, en castigo por sus ideas.

La teoría de la justificación por la Fe, basada en una confianza ilimitada en la voluntad divina, el libre examen de la Biblia, la reducción de los sacramentos, la supresión del culto a la virgen y a los santos, la eliminación de la jerarquía de la iglesia y la simplificación de la liturgia, constituían los puntos fundamentales en los que Lutero centró la reforma. Estas concepciones fueron contestadas al principio de una forma pacífica. Carlos V intentó atraerse a los luteranos mediante el humanismo cristiano de Erasmo, que había sostenido así mismo la necesidad de una reforma profunda en la religiosidad y en la iglesia. El luteranismo se extendió con gran rapidez por Alemania, de forma particular en aquellos Estados cuyos príncipes codiciaban los bienes de la iglesia y deseaban independizarse de Roma y de la tutela imperial. Fueron intereses económicos y políticos los que determinaron el enfrentamiento bélico entre católicos y protestantes.

De forma paralela al desarrollo del luteranismo, la iglesia católica inició un proceso propio de reforma (laContrarreforma), centrada en la reafirmación de los dogmas tradicionales y en la reorganización de la disciplina eclesiástica. Éste proceso, iniciado en España por el cardenal Cisneros y la orden de Los Carmelitas (Sta Teresa de Jesús, S. Juan de la cruz), cobró mayor fuerza tras la separación de los protestantes y la necesidad consiguiente de reforzar las posiciones ideológicas del catolicismo.